Categorías
Adelante Andalucía Andalucía España Fernando Grande-Marlaska Inmigración Melilla Teresa Rodríguez

Inmigración masiva en España ⬛ Teresa Rodríguez pide la dimisión de Marlaska como “responsable” de la “masacre” en el asalto a Melilla


La portavoz de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, ha pedido este lunes la dimisión del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, por la «masacre de la valla de Melilla» del pasado viernes, donde «37 personas han perdido la vida» en el asalto a la frontera.

En un comunicado al hilo de la tragedia, Teresa Rodríguez ha exigido al Gobierno de Pedro Sánchez que de depuren responsabilidades: «Marlaska no puede seguir siendo ministro cuando es responsable de la muerte de estas personas en nuestras fronteras». La cifra de inmigrantes fallecidos oscila entre las 23 que señalan las autoridades marroquíes y las 37 que apuntan algunas ONGs del país vecino.

La parlamentaria electa por la provincia de Cádiz en los elecciones autonómicas del pasado 19J ha criticado la postura del Gobierno de Sánchez con respecto a lo sucedido: «Hasta ahora, su posición lamentable ha sido la de agradecer el trabajo de Marruecos». Por ello, Teresa Rodríguez ha reclamado al Ejecutivo central una «condena firme» de los hechos.

La portavoz de Adelante Andalucía ha sostenido que «haber externalizado nuestras fronteras nos está saliendo muy caro» y ha criticado que «tenemos un Gobierno que está mirando para otro lado ante la violación de derechos humanos, que tiene muertos a sus espaldas y que ha traicionado al pueblo saharaui para esto».

Así, Rodríguez ha incidido en pedir «una investigación de lo sucedido y que no queden impunes las muertes en la valla», al tiempo que ha animado a los andaluces a «participar en todas las movilizaciones de protesta que están surgiendo» por toda la comunidad.

La líder de la formación de izquierdas ha concluido expresando el «profundo dolor» de dicha Adelante Andalucía «por las víctimas y por sus familias, y nuestro radical rechazo y repulsa por el modo de afrontar una situación que, en un Estado democrático y en una sociedad respetuosa con los derechos humanos, es absolutamente intolerable», ha concluido.





Fuente del artículo

Categorías
España Fernando Grande-Marlaska Gobierno Inmigración Melilla Pedro Sánchez

Inmigración masiva en España ⬛ El Gobierno impide a los agentes usar medios antidisturbios en el salto violento a la valla de Melilla


Al menos 130 inmigrantes ilegales han logrado saltar la valla fronteriza de Melilla procedentes de Marruecos de un grupo de centenares de subsaharianos, perfectamente organizado y violento, que ha intentado romper la puerta de acceso del puesto de control fronterizo del Barrio Chino. La Delegación del Gobierno ha impedido a los agentes desplegados en la valla protegerse con medios antidisturbios, como pelotas de goma o gases antilacrimógenos, para protegerse, según ha podido conocer OKDIARIO de fuentes policiales en el terreno.

Los inmigrantes ilegales han llegado a la puerta de acceso al puesto de control fronterizo del Barrio Chino y han roto con una cizalla la puerta de acceso, entrando así en la ciudad autónoma, algunos por el tejado de la garita, cerrada desde el 13 de marzo de 2020.

Se trata de un grupo numeroso «perfectamente organizado y violento», según fuentes de la Delegación del Gobierno. Al CETI han llegado 130 inmigrantes subsaharianos, todos ellos varones y, aparentemente, mayores de edad.

Según fuentes de la Delegación del Gobierno, sobre las 6.40 horas de este viernes el dispositivo anti-intrusión de la Comandancia de la Guardia Civil detectó la aproximación al vallado de un numeroso grupo de inmigrantes, formado por 2.000 personas procedentes del Monte Gurugú. Unas 1.500, según estas fuentes, lograron acercarse al vallado.

El salto se ha producido finalmente a las 8.40 horas a pesar del «amplio» dispositivo de las fuerzas de seguridad marroquíes, que han colaborado «activamente y de forma coordinada con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado españolas». Efectivos del Cuerpo Nacional de Policía están colaborado con la Guardia Civil en la contención del salto.

Es el primer salto a la valla que se produce tras la nueva etapa en las relaciones diplomáticas entre España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, optó a mediados de marzo por secundar la propuesta de autonomía de Marruecos para el Sáhara Occidental.

Críticas

Desde la Asociación Profesional Justicia para la Guardia Civil (JUCIL) han criticado la falta de medios y han solicitado la intervención de unidades del Ejército para «colaborar en la contención de avalanchas humanas» como la que se ha producido este viernes.

Los guardias civiles lamentan la «escasa consistencia y seguridad de la frontera sur de Europa frente a estas situaciones». «Han accedido cientos de personas y allí, para contener este tsunami humano había 40 integrantes de los GRS de la Guardia Civil, menos de un agente por cada diez asaltantes a la valla», ha afirmado el secretario general de JUCIL, Ernesto Vilariño.

La Benemérita advierte de que en los últimos meses se está produciendo «falta de material adecuado» y «falta de personal» para afrontar este tipo de situaciones. «Nuestros compañeros en Melilla deben contar con mejores dotaciones, uniformes con protecciones que dificulten que puedan resultar heridos y mejores medios como chalecos antibala que faciliten su tarea en el control de estas invasiones por la valla», ha sostenido Vilariño.

Desde el sindicato se pide también «que no se premie con el permiso para permanecer en España a quienes utilizan la violencia para entrar». «Genera un efecto llamado para nuevos intentos de salto de la frontera sur de Europa», apostilla el agente de la Guardia Civil.

El Partido Popular ha solicitado una comparecencia urgente de Grande-Marlaska para que explique en el Congreso esta «llegada masiva» de inmigrantes que han accedido a Melilla «de manera violenta y organizada».



Fuente del artículo

Categorías
Ceuta y Melilla España Fernando Grande-Marlaska Gobierno Inmigración Marruecos Ministerio del Interior Pedro Sánchez

Inmigración masiva en España ⬛ El Gobierno mantiene sin fecha su plan para proteger Ceuta y Melilla


En plena crisis del espionaje e inmerso en el idilio con Marruecos, el Gobierno evita poner fecha a la aprobación del Plan integral para Ceuta y Melilla que Seguridad Nacional reclama por las amenazas a la frontera española.

Moncloa, como reveló OKDIARIO, lleva meses retrasando este plan, destinado a proteger de manera «integral» a estas dos ciudades autónomas que «por su localización geográfica en el continente africano y por la especificidad de su frontera española y europea, requieren de una especial atención por parte de la Administración General del Estado para garantizar la seguridad y el bienestar de sus ciudadanos», según recoge la última Estrategia de Seguridad Nacional, aprobada en diciembre.

Ahora, en un documento oficial remitido al Congreso de los Diputados y en el que se recoge precisamente la información publicada por este periódico, el Gobierno justifica que el plan «requiere de una articulación y elaboración que no se puede improvisar», dilatando así una vez más su aprobación. La respuesta se produce en plena crisis por el espionaje con Pegasus al presidente del Gobierno y a los ministros de Defensa, Margarita Robles, e Interior, Fernando Grande-Marlaska, según la versión ofrecida por La Moncloa. Algunas informaciones han apuntado a Marruecos, si bien desde el Gobierno han descartado hablar de la autoría.

La primera de las intrusiones al móvil de Sánchez se habría producido en el contexto de la entrada masiva de unos 10.000 inmigrantes en Ceuta entre el 17 y 18 de mayo del pasado año. La segunda habría tenido lugar el mismo día en que Marruecos emitió un comunicado en el que advirtió que la crisis diplomática con España estaba motivada por la postura del Gobierno respecto al Sáhara Occidental. Cabe recordar que, el pasado mes de marzo, Sánchez dio un giro histórico a la posición española en este conflicto alineándose con las tesis marroquíes y apoyando su plan de autonomía.

Sumisión a Marruecos

Desde entonces, el Gobierno ha defendido la relación fluida con Marruecos. Precisamente, la cuestión de las fronteras de Ceuta y Melilla es uno de los puntos más conflictivos en la convivencia entre ambos países. De hecho, la carta remitida en marzo por el presidente español al Rey Mohamed VI, en la que le confirmaba su cambio de postura con respecto al Sáhara, evitaba citar directamente estas dos ciudades autónomas. Posteriormente, en el comunicado emitido tras su visita a Rabat, a principios de abril, tampoco se hacía mención alguna a la integridad de Ceuta y Melilla. Sánchez tuvo que precisar posteriormente que «la soberanía nacional de España está fuera de toda duda».

El objetivo de este plan integral para Ceuta y Melilla, según el Gobierno, es «abordar todos los aspectos que contribuyen a la seguridad de las dos ciudades autónomas», como son los asuntos «económicos, seguridad de fronteras, control en pasos fronterizos o seguridad de comunicaciones», entre otros.

Hace un año, en plena crisis por la llegada masiva de inmigrantes, el entonces jefe de gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, ya lo anunció en el Congreso de los Diputados. Redondo alertó entonces de que la crisis con Marruecos, «lejos» de circunscribirse a una crisis migratoria, era «una herramienta más de las utilizadas en el marco de las estrategias híbridas».

Tras la cesión en el Sáhara, OKDIARIO ya reveló que el Gobierno había enfriado este plan alegando que  «por su marcado carácter transversal, requiere de la participación de muchos ministerios y organismos, así como de la colaboración de las dos ciudades autónomas», además de «numerosos y distintos estudios previos». «Por todo ello, su elaboración y aprobación final va a demandar mucho tiempo y dedicación», concluía el Ejecutivo en otra respuesta al Congreso.

Ahora, tras aquella información de este periódico, el Ministerio del Interior resuelve que el plan «requiere de una articulación y elaboración que no se puede improvisar».

Y ello cuando se ha procedido ya a la reapertura de las fronteras terrestres de Ceuta y Melilla con Marruecos, tras más de dos años cerradas por la Covid-19. Un hecho que provoca preocupación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Los guardias civiles han alertado de que sólo cuatro agentes vigilarán el paso de más de 20.000 personas al día.



Fuente del artículo

Categorías
Canarias España Fernando Grande-Marlaska Inmigración Marruecos Ministerio del Interior Pateras Pedro Sánchez Sáhara Occidental

Inmigración masiva en España ⬛ la llegada de inmigrantes se dispara un 700% tras su cesión en el Sáhara


Se acaba el mes de marzo y, con él, el Ministerio del Interior debe hacer balance de las entradas de ilegales en territorio español correspondientes a las últimas dos semanas del mes. El informe quincenal que emite el departamento de Fernando Grande-Marlaska reflejará un aumento del 700% de entradas en Canarias respecto a las dos primeras semanas de marzo: de 56 inmigrantes llegados a las costas canarias en patera se ha pasado a cerca de 400. Y todo pese a la cesión del Sáhara a Marruecos que el Gobierno de Pedro Sánchez confirmó con la carta enviada el 14 de marzo al Mohamed VI.

Aquella misiva, que supuestamente iba a reparar todos los problemas y enfrentamientos diplomáticos entre España y Marruecos e iba a marcar el inicio de una etapa de cierto esplendor en las relaciones bilaterales entre Madrid y Rabat, no ha tenido ni el más mínimo efecto en la lucha contra la inmigración ilegal.

Así lo atestiguan miembros del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que prestan servicio en Canarias. Desde esas paces entre España y Marruecos, filtradas convenientemente con Rabat, «no hemos visto mayor actividad de las patrullas marítimas por parte de Marruecos. No ha cambiado nada», explican.

Rabat sigue sin prestar atención a las rutas seguidas por las pateras, tal y como les ha revelado a los agentes españolas las transmisiones de radio y los registros geográficos de las patrullas marroquíes, que permiten analizar el desempeño de los vecinos en materia de inmigración. Cabe recordar que parte de las pateras tienen su origen en zonas del Sáhara Occidental y otras en puertos del norte de Mauritania como Nuadibú. Zonas de influencia para la gendarmería marroquí.

Se disparan

El hecho de que Rabat no haya actuado para frenar el flujo de pateras a Canarias, sumado a la llegada de una relativa calma meteorológica y mareas más propicias para las travesías, ha provocado que el cierre del mes vaya a reflejar un importante repunte en las llegadas de irregulares.

Los números con los que trabajan las fuerzas del orden, tal y como ha podido saber OKDIARIO, apuntan a cerca de 400 llegadas en la segunda quincena de marzo. En la primera apenas fueron 56.  Y todo a pesar de que en lo que va de 2022 las cifras ya superan ampliamente los registros de 2021: de los 2.580 inmigrantes que habían llegado hasta estas fechas el pasado año se ha pasado a los 5.552 actuales. Un 115% más.

La aspiración del Gobierno de Sánchez, con esa cesión histórica sobre el Sáhara, pasaba por conseguir una reducción drástica del fenómeno de la inmigración ilegal en las costas de Canarias, en Ceuta y en Melilla. En vista de los datos, no se está consiguiendo.

«Pánico y descontrol»

Por otra parte, como ha revelado OKDIARIO esta semana, los meses de abril y mayo del año pasado se convirtieron una auténtica pesadilla en los campamentos que el Gobierno tuvo que levantar en varias ubicaciones de las Islas Canarias para poder absorber un volumen de inmigrantes ilegales llegados a las Islas. Un número sólo comparable con la crisis de los cayucos de hace 15 años.

Ahora se conocen las primeras consecuencias de los terribles motines que se vivieron en algunos de estos centros y uno de ellos llega ya a juicio. Fiscalía pide 6 años de cárcel contra varios inmigrantes ilegales que sembraron el “pánico y el descontrol” en el centro de acogida de Las Raíces, en Tenerife, llenando sus instalaciones de sangre, obligando a que el personal se escondiera y haciendo necesaria la intervención de unidades antidisturbios.



Fuente del artículo

Categorías
España Fernando Grande-Marlaska Inmigración Marruecos

Inmigración masiva en España ⬛ El PP alerta de una invasión migratoria sobre Ceuta y Melilla cuando se reabran las fronteras


El ministro del interior, Fernando Grande-Marlaska, no ha concretado este martes cuando se abrirán la fronteras de España con Marruecos en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. El ministro ha alegado que esta decisión debe estar supeditada a «un acuerdo entre ambos Estados» en el que prime la seguridad sanitaria por la pandemia de Coronavirus.

Este hecho entraña un peligro real a nivel nacional y europeo pues se espera que una vez efectuada la reapertura de las fronteras terrestres haya una invasión migratoria tal y como ha alertado el PP. En este sentido, el senador del Partido Popular y ex presidente de Melilla, Juan José Imbroda, ha reclamado a Marlaska mayor concreción en las fechas de apertura y ha instando al ministro a aplicar el tratado Schengen para imponer el control fronterizo con pasaporte y visado «excepto para trabajadores transfronterizos».

El senador Imbroda ha dudado sobre las intenciones de Marruecos con respecto a Ceuta y Melilla y sobre el pacto que el Gobierno ha llegado con Mohamed VI en relación con el Sáhara. Imbroda ha pedido que el Rey de Marruecos renuncie por escrito «en un documento clarísimo» a la soberanía de las ciudades norteafricanas; «yo dudaría con esa firma, pero es que si ni siquiera está esa firma, lo dudo totalmente», ha dicho Imbroda.

Grande-Marlaska se ha defendido argumentando que se están realizando trabajos para la protección fronteriza con la instalación de «52 puestos que den mayor agilidad en el paso de las personas y 16 kioskos de registro y control biométrico». También ha denunciado que durante los anteriores gobiernos del PP hubo falta de inversión en los perímetros fronterizos.

Por su parte, Imbroda respondía a Marlaska diciendo que estas medidas no servirán para controlar «el alud que se viene encima»; «Van a venir muchísimos, y de nada nos servirá saber quién entra porque luego no van a salir». En opinión del senador, esto va a generar «una avalancha por el efecto llamada» que llevará al «colapso»hospitalario, de  la educación y los servicios sociales.



Fuente del artículo